Calefactores y convectores

Los radiadores de aire, también llamados calefactores o convectores son la opción más sencilla y barata para calentar una habitación, por lo que es normal verlos. Son perfectos para situaciones en las que necesitas el calor de manera instantánea ya que estos radiadores expulsan aire caliente casi al encenderlos.

Son geniales para calentar habitaciones reducidas y zonas pequeñas como aseos o baños.

Comparativa

Revisión de productos

Catálogo calefactores y convectores al mejor precio

¿Qué son los calefactores?

Los calefactores son aparatos con una estructura muy sencilla, consisten en un ventilador y una resistencia térmica, al encender el calefactor, esta resistencia térmica se calienta, y el aire al pasar por dicha resistencia tambien se calienta, lo que se convierte en aire caliente.

Se podría decir que su funcionamiento es como el de un secador de pelo, pero más grande.

¿Qué calefactores consumen menos?

Para responder a esta pregunta hay que explicar que un calefactor consumirá los vatios que seleccionemos, es decir, la potencia. Ahora bien, para que consuman solo lo necesario y no malgasten corriente, lo mejor es un radiador de aceite.

Qué es un convector?

Un convector utiliza el mismo proceso de calentamiento que un calefactor, pero posee un diseño alargado que optimiza la pérdida de energía y por tanto tiene un consumo más eficiente.

Ventajas e inconvenientes

A continuación te mostraremos cuales son las ventajas y desventajas de adquirir este tipo de convector radiador eléctrico.

Ventajas

Este tipo de radiadores poseen ciertas características beneficiosas que son:

  • No necesitan precalentamiento, es decir, al enchufarlos empiezan a calentar.
  • Tienen un precio mucho más reducido que cualquier otro sistema de calefacción.
  • Son pequeños y compactos en comparación a otros sistemas.
  • Perfectos para estancias pequeñas.

Desventajas o inconvenientes

Debido a su diseño y a su tecnología antigua, este tipo de calefactores o convectores presentan características negativas, que son:

  • Si se utiliza mucho tiempo, reseca demasiado el ambiente.
  • Tienen una eficiencia energética baja.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)